El Festival de Jazz Terrassa clausura edición con una participación de 47.000 espectadores

El galardón Jazzterrasman a Pau Casares pone punto y final a 19 días de música, cine, arte, pedagogía i gastronomía

La Nova Jazz Cava acogía ayer el último concierto del certamen con la entrega al multiinstrumentista catalán Pau Casares del galardón que lo acredita como decimoquinto Jazzterrasman. La distinción que otorga el Festival en reconocimiento a la trayectoria, la contribución a la divulgación del jazz y el vínculo con la ciudad, —donde Casares ha actuado en más de 130 conciertos desde el año 1973— lo recibía al lado de La Vella Dixieland y músicos como Josep M. Farràs, Joan Massats, Adrià Font y sus hijos Lluc y Pau, entre otros compañeros de escenario.

Desde el 15 de marzo y hasta el 2 de abril la trigésimo sexta edición del Festival de Jazz Terrassa ha acogido hasta cincuenta conciertos y actividades al entorno del jazz, con una participación consolidada y un repunte al alza en la asistencia. Con todo, la edición 2017 ha tenido una participación aproximada de 47.000 espectadores, un resultado que consolida al Festival como una de las citas más destacadas del ámbito jazzístico en España.

Desde la apertura el pasado 15 de marzo con el concierto  de Laura Simó “Afterglow”, músicos de ambas orillas del Atlántico han defendido con solvencia sus proyectos. Actuaciones como las de Joe Lovano Classic Quartet, Tom Harrell Trip, Benny Grenn Quartet, Michel Portal Trío, Gypsy Swing Summit y Popa Chubby Blues Band —con las entradas agotadas—, han acreditado la calidad internacional de la convocatoria.

La escena catalana ha sido de alto voltaje con proyectos como los de Terraza Trío y la colaboración del saxofonista italiano Luigi Grasso o la sorprendente propuesta del Esmuc Jazz Project entorno a la música de Ornette Coleman. Sublime también el concierto “Tootsology” del armonicista Antonio Serrano dedicado a su maestro Toots Thielemans. Igualmente el contrabajista gallego Baldo Martínez con “Cuarteto Europa” y la enriquecedora música improvisada de su nuevo proyecto,  ha situado el listón muy alto con la propuesta más vanguardista de la edición, mientras que las nuevas promesas de la escena catalana han mostrado su potencial en un JazzJove Non Stop muy concurrido. Las Jam Sessions y el swing bailable con el concierto de Shakin’ All han evidenciado también una participación al alza en los conciertos de club en la Nova Jazz Cava, con una media de 200 espectadores en los 13 conciertos celebrados.

La divulgación del jazz a todos los públicos con actividades paralelas y las matinales en plazas con conciertos como los de la Barcelona Jazz Orquestra, Amadeu Casas, The Soul Beams, Txell Sust & Amadeu Casas Trio, y por supuesto, el PícnicJazz Vallparadís con La Locomotora Negra, Joe Magnarelli & Perico Sambeat Quartet, Wom & Sara Pi y Los Mambo Jambo, han acercado el jazz, el swing, el blues y el soul, a miles de espectadores ávidos de vivir el Festival más popular.

El recuerdo a los veinte años sin Tete Montoliu en exposiciones y tertulias, han completado un Festival que mantiene sus pilares distintivos con el apoyo a la escena jazzística catalana, la apuesta por descubrir nuevos talentos musicales y la revisión del legado del género con el objetivo de seguir alimentando el futuro del jazz. 

El Club de Jazz d’Amics de les Arts i Joventuts Musicals de Terrassa agradece a los miles de espectadores, a los músicos participantes, las instituciones, las empresas y a los colectivos colaboradores, el entusiasmo y dedicación por enriquecer el Festival de Jazz Terrassa.